El surco de Valencia

o_095e0f5e1170ab7e_154Durante el plegamiento del Pirineo en el Oligoceno Superior, hace unos 25 Ma, una anomalía térmica procedente del Océano Atlántico Central viene a situarse primero bajo el Neotethis-Mediterraneo y después bajo Europa. Aunque no da lugar a ningún derrame basáltico, si produce un ligero metamorfismo en la Placa de Alborán, y volcanismo disperso en Marruecos y en Iberia.
Poco despues, hace unos 20 Ma y ya en el Mioceno, durante la compresión que está empezando a levantar las Béticas, Europa comienza a requebrajarse a lo largo de una fractura que discurre desde la plataforma continental de Valencia, roza la Costa Brava, cruza el Golfo de Lyon, sube hacia el Norte por el valle del Ródano y se prolonga por el Valle del Rhin.
Mencionadas las localidades en este orden parece que la distensión se propaga de sur a norte, como debería ser si realmente fuera el efecto del paso de una lámina térmica procedente del Atlántico Central y con rumbo norte-nordeste, pero curiosamente la propagación del rifting es de norte a sur: se percibe en primer lugar en Europa, luego llega a Cataluña a principios del Mioceno, y a las Béticas no llega hasta finales del Mioceno.
Esta distención es consecuencia de la anomalía térmica que había llegado desde el sur. Es un inicio de rift que aún hoy dia presenta actividad. Recibe el nombre de Surco de Valencia, y su apertura durante el Mioceno y el Plioceno, asociada a una intensa fracturación y a movimientos de microplacas en el Mediterraneo, se lleva Córcega y Cerdeña hasta su hubicación actual , lejos de nuestras costas, y separa el Archipiélago balear de la zona Prebética a la que habia pertenecido.
El surco de Valencia es una zona de fuerte subsidencia durante el Neogeno y el Cuaternario, y ello faborece la acumulación de más de seis mil metros de sedimentos en muchas zonas. Dado que se formaron en momentos de gran productividad biológica, contienen abundante materia orgánica que ha originado los hidrocarburos que se explotan en las plataformas petrolíferas marinas frente a las costas catalanas.
Según una moderna interpretación, el origen de esta anomalía puede estar relacionada con el penacho que inició la aperura del Atlántico en el Jurasico. En aquel entonces estaba situado bajo lo que es ahora las islas de Cabo Verde, situadas al sur de las islas Canarias. Este penacho de proporciones gigantescas (superplume) en ingles, no solo impulso el rifting y la posterior apertura del Atlántico, sino que el material caliente procedente del manto profundo comenzó a desplazarse en dirección Nordeste originando de paso el volcanismo de las islas Canarias, Marruecos y la Peninsula Iberica.

Fuentes propias y del libro, Geologia de España de Meléndez Hevia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s