Estudian las fallas que favorecen el ascenso del magma en una futura erupción volcánica

Un grupo de investigadores desarrolla un proyecto en los Parques Nacionales de la Caldera de Taburiente, el Teide y Timanfaya que servirá de base para trabajos de riesgos geológicos, especialmente volcánico, sísmico y de movimientos del terreno.

En la imagen, medición de las estrías de falla en los Roques de Jedey. Foto: IMGE

En la imagen, medición de las estrías de una falla en los Roques de Jedey. Foto: IGME
Un grupo de investigadores del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y de la Universidad de La Laguna (ULL) está llevando a cabo un estudio que tiene como objetivo “caracterizar los elementos volcano-tectónicos de los Parques Nacionales de la Caldera de Taburiente, el Teide y Timanfaya y establecer su relación con la actividad volcánica que ha dado lugar al paisaje característico que podemos observar en cada uno de ellos”, según ha explicado a La Palma Ahora la geóloga Nieves Sánchez Jiménez, investigadora titular de la Unidad Territorial de Canarias del IGME e investigadora principal del proyecto. El trabajo está financiado por el Organismo Autónomo de Parques Nacionales.

Los rasgos volcánicos, detalla Sánchez Jiménez, “son elementos y recursos naturales fundamentales de la existencia de estos tres parques nacionales, pero no sólo de estas zonas especialmente protegidas, sino también de su entorno y, en el caso de islas volcánicas como Canarias, de todas las islas. Por ello, como los procesos geológicos y la actividad volcánica no están restringidos al interior del límite establecido por la legislación, hemos ampliado el estudio al resto del territorio insular en que se encuentra cada Parque Nacional, para conocer adecuadamente los procesos que han tenido lugar y los que puedan tener lugar en el futuro, que pueden afectar directamente a estos espacios singulares y únicos que debemos conservar y proteger”.

Dique en las cumbres de la Caldera de Taburiente. Foto: IMGE

Dique en las cumbres de la Caldera de Taburiente. Foto: IGME
Así, añade, “se ha realizado un análisis de detalle de las estructuras de las distintas zonas de estudio, especialmente de las fallas, aunque también de los diques, conductos de alimentación y fisuras eruptivas, así como de la geomorfología. Todo ello nos permitirá estudiar el campo de esfuerzos en distintos momentos y su evolución temporal para, por un lado, conocer su relación con la actividad de las diferentes estructuras y, por otro, con las erupciones volcánicas. De este modo intentaremos determinar qué conjuntos de fallas pueden favorecer el ascenso del magma hacia la superficie durante futuros procesos de reactivación volcánica”. Para ello, subraya, es “necesario localizar en el campo las huellas del movimiento de las rocas, es decir, de estrías que indican el movimiento de unos bloques de roca respecto a otros. Las medidas de las orientaciones y las características de las mismas, junto con el resto de datos geológicos obtenidos, permitirá conocer las relaciones entre la tectónica y la distribución espacial y temporal de los procesos volcánicos en sendos parques nacionales”.
La referida investigadora asegura que “el conocimiento de los procesos y las condiciones en que se han originado la gran variedad petrológica, estructural y morfológica de los caracteres volcánicos que observamos hoy en día en los Parques Nacionales canarios estudiados, y en su entorno, nos permitirá conocer mejor su evolución en el futuro, aspecto fundamental si queremos conservar el sustrato que condiciona el desarrollo de su flora y fauna. Este estudio permitirá caracterizar y explicar procesos geológicos singulares que han dado origen a numerosos elementos paisajísticos. Además, constituye la base para futuros estudios de riesgos geológicos, especialmente de riesgo volcánico, sísmico y de movimientos del terreno, todos ellos directamente relacionados con las características volcano-tectónicas de estas zonas”.

El equipo investigador junto al director del Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, Ángel Palomares. Foto: IMGE

El equipo investigador junto al director del Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, Ángel Palomares. Foto: IGME
En el caso del Parque Nacional de Timanfaya, en Lanzarote, precisa, “se ha realizado también un estudio de la sismicidad local y del campo volcanomagnético asociado para caracterizar adecuadamente el campo de esfuerzos actual”.
Cada uno de los parques mencionados, apunta, “se encuentra en un estadio de evolución volcánica diferente, lo que nos permite establecer cambios en el estado de esfuerzos entre las zonas más antiguas asociadas a un edificio en escudo (La Caldera de Taburiente), y las zonas con actividad más reciente relacionadas con una zona de rift (Timanfaya), pasando por un edificio más complejo en el que se superponen campos de esfuerzos asociados a volcanismo tanto central como regional. Además, las tres islas donde se localizan estos Parques, han tenido actividad volcánica subaérea en época histórica”.

El equipo de investigadores está integrado por la ya citada Nieves Sánchez Jiménez; Inés Galindo Jiménez, geóloga, investigadora titular del IGME y jefa de la Unidad Territorial de Canarias; Miguel Ángel Rodríguez Pascua, geólogo, investigador titular del IGME de Madrid; María Ángeles Perucha Atienza, geóloga, investigadora A2 del IGME de Madrid, y Carmen Romero Ruiz, geógrafa, profesora titular de la Universidad de La Laguna (ULL).

29/08/2016 – 21:21h

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s