El gran cementerio de medusas de España

Eduardo Mayoral

Creyeron que eran marcas de hombres prehistóricos, pero resultó ser uno de los yacimientos de medusas más grandes y raros del mundo: murieron en masa.

Los cuerpos de las medusas quedaron enterrados, según el catedrático de Paleontología de la Universidad de Huelva, Eduardo Mayoral, en una playa y tras un episodio tormentoso, hace más de 500 millones de años.

Fuente: ##//www.juntadeandalucia.es/medioambiente/web/Bloques_Tematicos/Patrimonio_Natural._Uso_Y_Gestion/Espacios_Protegidos/publicaciones_renpa/investigacion_cientifica_s_norte/05_medusas.pdf##Junta de Andalucía##

Fuente: ##//www.juntadeandalucia.es/medioambiente/web/Bloques_Tematicos/Patrimonio_Natural._Uso_Y_Gestion/Espacios_Protegidos/publicaciones_renpa/investigacion_cientifica_s_norte/05_medusas.pdf##Junta de Andalucía##

La explosión de la vidaEl estrato geológico de Constantina (Sevilla) tiene unos 540 millones de años de antigüedad. Corresponde al inicio del Periodo Cámbrico, un momento extraordinario en que se diversificó la vida en la Tierra en poco tiempo. Es la “explosión cámbrica de la vida”.

Aparecieron, sin que haya precedente, casi todos los grandes grupos biológicos actuales. El yacimiento de medusas podría arrojar luz sobre este periodo excepcional.

Los fósiles alcanzan los 550 millones de años de antigüedad. El yacimiento de Constantina, municipio sevillano, ha registrado incluso marcas del oleaje. Se llaman ripples de oscilación. Los ripples y los enormes fósiles de medusas dan cuenta de un mundo desaparecido y fascinante.

La Capilla Sixtina de la Paleontología

La prensa llamó al lugar la Capilla Sixtina de la Paleontología. No es una exageración: en Constatina hay 90 ejemplares de hasta 88 cm de diámetro. Eran medusas enormes. El hallazgo es único en Europa y sólo comparable en el mundo con otros dos situados en China y Estados Unidos.

El interés del yacimiento “radica en el tamaño anómalo de las medusas, el número de ejemplares [una de las mayores concentraciones del mundo] y la singularidad de su morfología”, según el doctor Eduardo Mayoral, catedrático de Paleontología en la Universidad de Huelva.

La Piedra Escrita de Constantina

Las marcas circulares de Constantina se interpretaron como símbolos escritos de los hombres primitivos. Eran los primeros años de los noventa. Los vecinos llamaron al lugar “La Piedra Escrita”. Algunos incluso lo relacionaron con fenómenos paranormales.

Fuente: ##//www.juntadeandalucia.es/medioambiente/web/Bloques_Tematicos/Patrimonio_Natural._Uso_Y_Gestion/Espacios_Protegidos/publicaciones_renpa/investigacion_cientifica_s_norte/05_medusas.pdf##Junta de Andalucía##

En junio de 1990, Eduardo Mayoral y Eladio Liñán visitaron por primera vez el yacimiento. Las marcas se reconocieron como impresiones de organismos blandos, tipo medusoide. Una rareza.

El yacimiento está en Constantina, municipio de Sevilla, a 2 km del Cerro de la Víbora y en una finca privada denominada “El Revuelo”.

Es uno de los lugares más famosos del Geoparque de la Sierra Norte. Es más: el yacimiento fue decisivo para la calificación de Geoparque europeo.

El profesor Eduardo Jesús Mayoral Alfaro lamenta el estado de conservación del yacimiento: “Aunque se hizo una limpieza hace años, la desidia por parte de la Junta ha sido manifiesta y con el paso del tiempo se va degradando poco a poco”, señala Mayoral.

El esfuerzo del académico y otros voluntarios comprometidos ha mejorado las condiciones del lugar. “Existe desde hace varios años un proyecto de limpieza, mejora y accesibilidad al yacimiento para su visita al público en general”.

Se prevé declarar el yacimiento como Monumento Natural. Los estudios del catedrático Eduardo Mayoral comenzaron en 1992. Los fósiles pudieron permanecer más de 500 millones de años, pero quizás no soporten un siglo más desatendido.

Más información | Medusas del Cámbrico inferior de Constantina (.pdf)

Anuncios

La misteriosa bacteria que apareció tras la erupción del volcán de El Hierro

 Un filamento de ‘Thiolava veneris’ obtenido de un sustrato de lava sólida. ROBERTO DANOVARO.

Grandes extensiones de roca se hallan recubiertas de un extraño tapiz blanco en el volcán submarino

El hallazgo ofrece una oportunidad única para estudiar la repoblación de hábitats tras eventos catastróficos

La erupción volcánica submarina que estalló frente a la isla del Hierro en 2011 acabó con la mayor parte de la vida natural a su alrededor. La liberación de grandes cantidades de lava y gases tóxicos convirtió el área en inhabitable. Sin embargo, dos años después, los científicos descubrieron que el lecho marino alrededor del volcán estaba cubierto de un extraño tapiz de pelo blanco que se extendían a lo largo de varios kilómetros.

Los investigadores se encontraban ante una nueva especie de bacteria que había colonizado el volcán Tagoro, a una profundidad de 130 metros. El aspecto de esta formación de pelo blanco en el agua llevó a sus descubridores a bautizarla como cabello de Venus, aludiendo a la diosa romana nacida en el mar y esposa de Vulcano. El hallazgo, que aparece descrito en un artículo publicado el pasado mes en la revista Nature Ecology & Evolution, ofrece una oportunidad única para comprender las claves sobre la aparición de la vida en nuevos hábitats creados tras eventos catastróficos.

Las erupciones volcánicas proporcionan a los científicos la ocasión de observar cómo sistemas complejos pueden aparecer en ambientes inhóspitos. El caso del volcán canario es especialmente llamativo, ya que se encuentra relativamente cerca de la costa y a poca profundidad, facilitando su observación. “Las investigaciones posteriores podrán abordar cuestiones más amplias sobre dónde y cómo se forman las células aprovechando la energía geotérmica”, señala el microbiólogo de la Universidad de Delaware David Kirchman.

En las erupciones volcánicas en tierra firme, los primeros organismos en colonizar son los líquenes, una función que el cabello de Venus (cuyo nombre científico es Thiolava veneris) desempeñaría en erupciones submarinas como la del Tagoro. De acuerdo con los científicos, una cadena alimentaria compleja aparece en el hábitat que crean estos microorganismos, lo que supone la constatación de que el cabello de Venus proporciona un impulso a los sistemas biológicos en estos ecosistemas. “Probablemente proporcionan alimento a otros pequeños microorganismos, que luego son consumidos por organismos más grandes, como larvas de invertebrados”, explica Kirchman.

Ambientes inhóspitos

El equipo de investigadores se sirvió de vehículos operados a distancia con herramientas moleculares, geoquímicas y microscópicas para estudiar el volcán. La secuenciación posterior del ADN de la bacteria -completado en un 82%- permitió a los biólogos analizar algunas de sus características. La Thiolava Veneris sobrevive en ambientes ricos en azufre, elemento muy abundante en los momentos posteriores a una erupción volcánica y es capaz de obtener energía de nitrógeno y oxígeno. “La roca volcánica es hostil a nuestra forma de vida”, dice Kirchman, “pero estas bacterias están adaptadas para vivir en este ambiente con altas temperaturas y concentraciones de gases tóxicos”.

Asimismo, posee un gen que le permite sobrevivir entre los metales pesados que suelen aparecer entre las rocas volcánicas recién formadas. Los “cabellos” son en realidad células bacterianas cubiertas de una capa protectora. Los investigadores continúan monitorizando de forma regular la zona y las pruebas indican que la superficie cubierta por la bacteria se ha ampliado hasta cubrir la parte superior del volcán.

Fuente: http://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2017/05/10/590a0151e5fdeab27c8b45b8.html

Descubren en India la planta fosilizada más antigua: 1.600 millones de años

14895114294635Radiografía (con colores falsos) del fósil de alga roja. STEFAN BENGTSONUN

Un fósil (posiblemente un alga roja) muestra que la vida multicelular surgió antes de lo que se creía.
AMADO HERRERO

14/03/2017 19:00Las formas de vida complejas podrían haber existido en el planeta mucho antes de lo que se creía. El hallazgo de fósiles de algas rojas con una antigüedad de 1.600 millones de años, retrasa en 400 millones de años la aparición de organismos multicelulares en el árbol de la evolución. El descubrimiento, realizado por Investigadores del Museo Nacional de Historia de Suecia, se ha publicado este martes en la revista PLOS Biology.

Los dos tipos de fósiles hallados en rocas sedimentarias cerca de la localidad de Chitrakoot (India), suponen las formas de vida compleja más antiguas encontradas hasta el momento. El primero tiene forma de hilo, mientras que el segundo está compuesto por tejidos carnosos. Los especialistas suecos pudieron distinguir, en el interior de este último, estructuras internas y fuentes celulares características de este tipo de algas. Estas fuentes celulares son en realidad haces de filamentos que forman el cuerpo de tejidos carnosos.

Alga roja

La identificación de restos tan antiguos, en los que no existen trazas de ADN, es complicada y rara vez definitiva. “A medida que nos remontamos en el tiempo nos encontramos con mayores diferencias con las especies actuales y se hace más probable tratar con variedades extintas”, aclara Stefan Bengtson, profesor emérito de Paleozoología en el Museo de Historia Natural sueco.

Para una identificación más precisa, analizaron el interior del fósil utilizando microscopia tomográfica de rayos X de fuente sincrotrón, una nueva técnica que permite escanear los fósiles en tres dimensiones. “Las características coinciden con la morfología y la estructura de las algas rojas”, señala el investigador.

Gracias a esta tecnología se han podido observar también cloroplastos, un tipo de estructuras celulares que en los organismos complejos se ocupan de la fotosíntesis, lo que confirma que se trata vida multicelular. Asimismo, se detectaron otros conjuntos distintivos en el centro de las paredes celulares que, de acuerdo con los investigadores, coinciden con las que presentan las algas rojas. El proceso de datación, sin embargo, es mucho más exacto. “Se han utilizado técnicas radiométricas verificadas en varios laboratorios independientes, usando diferentes enfoques para fechar los depósitos de los fósiles, así como las rocas adyacentes”, afirma Bengtson.

Reorganizando el árbol de la evoluciónHace sólo unas semanas, un equipo del University College de Londres (UCL) hizo público el hallazgo en Canadá del fósil del organismo vivo más antiguo que se conoce, con una antigüedad de 3.800 millones de años. Sus descubridores sostienen, además, que formas de vida como la que hallaron en Quebec podrían haber ocupado rocas sedimentarias desde mucho antes incluso, unos 4.280 millones de años. Esto retrasaría cientos de millones de años la aparición de los primeros organismos unicelulares, formados a partir de células carentes de un núcleo (procariotas).

Por otro lado, la aparición de organismos complejos eucariotas, como las algas rojas, se había documentado hace 1.200 millones de años, 400 millones más tarde de lo que sugieren los fósiles hallados en la India. Los organismos multicelulares complejos, no serían comunes en el planeta hasta hace aproximadamente 550 millones de años, en la llamada explosión cámbrica. “Los nuevos hallazgos sugieren que seres multicelulares avanzados aparecieron al menos 1000 millones de años antes de la explosión cámbrica”, señala Bengston.

Los restos hallados en la India estaban incrustados en grupos de cianobacterias fosilizados en roca sedimentaria. Según explica Bengston “estas estructuras con forma de almohada forman las construcciones conocidas como estromatolitos”. Precisamente a este mismo tipo de organismos pertenecen los que, hasta este año, estaban considerados los organismos más antiguos conocidos, hallados en Warrawoona (Australia) y datados hace 3.500 millones de años.

De confirmarse los dos hallazgos, publicados por los investigadores suecos e ingleses, los conocimientos que tenemos sobre las primeras ramas del árbol de la vida podrían necesitar una revisión. “Estos descubrimientos suponen retrasar el reloj en acontecimientos evolutivos capitales”, concluye el investigador.

Fuente: http://www.elmundo.es/ciencia/2017/03/14/58c8249ee2704e82588b46b4.html

ARQUEAS EXTREMÓFILAS Y COLORES DE LA NATURALEZA: RÍO TINTO (Huelva, Andalucía, España.)

Así como en las series previas de fotografías vimos colores abigarrados debidos a la presencia de arqueas halófilas y termófilas, en este caso vemos colores abigarrados producidos por “arqueas acidófilas” ( = “amantes de ambientes ácidos.”) En la cuenca del río Tinto hay yacimientos de minerales sulfurados. Entre esos minerales son muy comunes la pirita (sulfuro de hierro) y la calcopirita (sulfuro de hierro y cobre.) En los procesos naturales de meteorización de esos minerales, juegan un rol fundamental las arqueas extremófilas acidófilas, las que para sus procesos vitales toman energía a partir de los enlaces químicos del azufre. De esa manera, a los iones sulfuro de la pirita y la calcopirita los transforman en ácido sulfúrico, liberándolo al agua ambiente junto con los metales. De ese modo el pH del agua es extremadamente ácido, oscilando entre 1,7 y 2,5. Y el color abigarrado del agua se debe a la rápida oxidación del hierro liberado.

La imagen puede contener: montaña, nubes, cielo, exterior y naturaleza
La imagen puede contener: agua, comida y exterior
La imagen puede contener: cielo, exterior, naturaleza y agua
La imagen puede contener: montaña, exterior, naturaleza y agua
2+
GEOMORFOLOGÍA PARA TODOS ha añadido 5 fotos nuevas.

ARQUEAS EXTREMÓFILAS Y COLORES DE LA NATURALEZA: RÍO TINTO (Huelva, Andalucía, España.) Así como en las series previas de fotografías vimos colores abigarrados debidos a la presencia de arqueas halófilas y termófilas, en este caso vemos colores abigarrados producidos por “arqueas acidófilas” ( = “amantes de ambientes ácidos.”) En la cuenca del río Tinto hay yacimientos de minerales sulfurados. Entre esos minerales son muy comunes la pirita (sulfuro de hierro) y la calcopirita (sulfuro de hierro y cobre.) En los procesos naturales de meteorización de esos minerales, juegan un rol fundamental las arqueas extremófilas acidófilas, las que para sus procesos vitales toman energía a partir de los enlaces químicos del azufre. De esa manera, a los iones sulfuro de la pirita y la calcopirita los transforman en ácido sulfúrico, liberándolo al agua ambiente junto con los metales. De ese modo el pH del agua es extremadamente ácido, oscilando entre 1,7 y 2,5. Y el color abigarrado del agua se debe a la rápida oxidación del hierro liberado.

Fuente: https://www.facebook.com/groups/gemorfolgiaparatodos/?hc_ref=NEWSFEED

Desentierran en Canadá el fósil más antiguo de la Tierra

El hallazgo de bacterias de hace 3.770 millones de años sugiere que la vida pudo surgir de fuentes hidrotermales marinas poco después de la formación del planeta.

Rocas donde aparecieron los fósiles en Quebec (Canadá)
Rocas donde aparecieron los fósiles en Quebec (Canadá) – Dominic Papineau
1
Tubos de hematita, los fósiles más antiguos del mundo
Tubos de hematita, los fósiles más antiguos del mundo– Matthew Dodd

La revista «Nature», una de las grandes publicaciones científicas, anunciaba hace unos meses el hallazgo de los fósiles de unos microorganismos de hace 3.700 millones de años preservados en rocas del espectacular paisaje de Isua, en Groenlandia. El descubrimiento anticipaba en 220 millones de años la evidencia de vida más antigua conocida hasta entonces. Pues bien, resulta que hay que dar un paso un poco más atrás. Porque la misma revista da a conocer este miércoles la aparición de otros fósiles de al menos 3.770 millones de años. Estos restos han sido desenterrados por un equipo internacional de científicos en el llamado cinturón Nuvvuagittuq, un fascinante rincón geológico en Quebec (Canadá) que se remonta a los orígenes de la Tierra. El trabajo no solo sugiere que la vida pudo surgir y colonizar el mar pronto tras la formación de nuestro planeta, sino que quizás otros mundos similares al nuestro en el pasado pudieron pasar también por procesos similares.

Filamentos dejados por los fósiles
Filamentos dejados por los fósiles– M. Dodd

Lo que ahora han visto los investigadores son filamentos y tubos diminutos encerrados en capas de cuarzo que, según concluyen, fueron creados por bacterias que vivían en el hierro. Nuvvuagittuq contiene algunas de las rocas sedimentarias más antiguas conocidas en el planeta. Probablemente, formaban parte de un sistema de fumarolas o fuentes hidrotermales en el océano donde abundaba el hierro, un hábitat idóneo para las primeras formas de vida hace entre 3.770 y 4.300 millones de años.

«Nuestro descubrimiento apoya la idea de que la vida emergió de respiraderos hidrotermales en el fondo marino, poco después de la formación de la Tierra. Esta rápida aparición de la vida se ajusta con el reciente descubrimiento de montículos sedimentarios f0rmados por microorganismos de 3.700 millones de años de edad», explica Mateo Dodd, autor del estudio actual e investigador del University College de Londres (UCL), en referencia a los hallazgos de Groenlandia. Antes, los microfósiles más antiguos de los que se tenía constancia fueron encontrados en el oeste de Australia y estaban fechados en 3.460 millones de años, pero algunos científicos creen que podrían ser simplemente rocas.

Para evitar equívocos, el equipo dirigido por el UCL estudió de manera sistemática las formas de los tubos y filamentos, hechos de hematita, una forma de óxido de hierro, encontrados en Canadá. El objetivo era descartar si podrían haber sido creados por los cambios de temperatura y presión en la roca durante el enterramiento de los sedimentos, pero encontraron esa posibilidad improbable.

Al contrario, los investigadores dicen que hay pistas de una actividad biológica, ya que las estructuras se asemejan mucho a las que dejan las bacterias oxidantes de hierro que habitan cerca de otras fuentes hidrotermales en la actualidad. Además, han aparecido junto al grafito y minerales como el carbonato de apatita que se encuentran en la materia biológica, incluidos los huesos y los dientes, y que con frecuencia se asocian con los fósiles. Otras estructuras en los fósiles también sugieren que la hematita se formó cuando las bacterias que oxidan el hierro para obtener energía quedaron fosilizadas en la roca.

Vida en Marte

«Encontramos filamentos y tubos dentro de estructuras de centímetros de ancho llamadas concreciones o nódulos, así como otras estructuras esféricas pequeñas, llamadas rosetas y gránulos, las cuales creemos productos de la putrefacción. Son idénticas a las de las rocas más jóvenes procedentes de Noruega, la zona de los Grandes Lagos de América del Norte y Australia Occidental», explica el también autor del trabajo Dominic Papineau, de la UCL y el Centro de Nanotecnología de Londres. «El hecho de que hayan sido desenterradas de una de las formaciones rocosas más antiguas conocidas sugiere que hemos encontrado evidencia directa de una de las formas de vida más antiguas de la Tierra. Este descubrimiento nos ayuda a reconstruir la historia de nuestro planeta y la notable vida en él, y ayudará a identificar los rastros de vida en otras partes del Universo», señala.

Como añade Dodd, «la vida se desarrolló en la Tierra en un momento en que Marte y nuestro planeta tenían agua líquida en su superficie, lo que plantea preguntas interesantes para la vida extraterrestre. Por lo tanto, esperamos encontrar evidencia de vida pasada en Marte hace 4.000 millones de años, o si no, la Tierra pudo haber sido una excepción especial».

 

El Jardín secreto de Ediacara y el origen de la vida compleja

Por edades, la vida en la Tierra y su origen ha sido un gran fascinación para la humanidad. La ascendencia de la mayoría de los animales se puede remontar de nuevo a hace 541 millones de años – cuando un evento llamado explosión cámbrica abruptamente dio a luz a una miríada de criaturas conocidas en el mar. Era un momento en que los antepasados de los cangrejos, almejas y medusas dominaron los océanos. Poco sabía la gente, hubo un tiempo antes del Cámbrico donde la vida se parecía a nada de lo que existe hoy en día.

En 1946, el gobierno australiano envió un geólogo para inspeccionar las minas abandonadas en las colinas de Ediacara. Este hombre, Reg Sprigg, descubrió una ladera cubierta de trozos de areniscas erosionadas que le parecía muy viejo. Estas piezas fueron muy plana, como si fueran fragmentos de una superficie del fondo marino antiguo.

Entonces se acordó de los fósiles que vio cerca de Adelaida, muy bien conservada en piezas similares de areniscas. A pesar de que los paleontólogos dijeron que la alternancia entre las rocas de piedra arenisca es poco probable que revele cualquier fósil, que quería investigar las piezas en Ediacara de todos modos. Efectivamente, se descubrió entonces un patrón circular en una de las rocas que sospechaba que eran los restos de una criatura similar a las medusas. En un artículo que publicó en una revista científica, ha dado a este fósil palma de la mano el nombre Ediacaria .

Para su decepción, el mundo respondió con un silencio descorazonador. Nadie había descubierto nunca ningún rastro de vida más allá de los organismos hora de rocas tan antiguas como los que hay en las colinas de Ediacara. fósiles de Sprigg, proclamó el mundo, no era más que residuos de reacciones inorgánicas en lugar del cuerpo de un ser vivo. Durante décadas, Sprigg y su “medusas” fueron ignoradas por los científicos.

Una serie de organismos de Ediacara

Franz Anthony

Once años más tarde, en el bosque de Charnwood de Inglaterra, tres estudiantes de la escuela secundaria fueron escalada en roca, cuando vieron una impresión en forma de fronda en una de las rocas. A diferencia de las colinas de Ediacara, la geología del Reino Unido fue bien estudiado. Fue conocido por todos que las rocas en el bosque eran demasiado viejo para contener fósiles, por no hablar de las plantas.

Este fue un hecho conocido a Roger Mason, miembro del trío. Hizo un roce de esta peculiar fósil y lo mostró a un geólogo local que luego publicó este hallazgo, que inmediatamente despertó la curiosidad.

Tuvieron que pasar otros dos años hasta que el paleontólogo Martin Glaessner, en 1959, finalmente se dio cuenta de su relación con la “medusa” de Sprigg. También sacó a la luz otros dos fósiles fronda similar descubiertos a finales de 1920 en Namibia que se asemejaba a la encontrada en Charnwood.

En ese momento, se sabía que la vida después de la explosión cámbrica sólo representa el 10% de la larga historia de la Tierra. Sin embargo, nadie había encontrado nunca ninguna evidencia de organismos macroscópicos de este largo período – que está delante de la “fronda” Charnwood volvió a las tablas. La vida compleja antes del Cámbrico, Glaessner declaró, existía.

Como un guiño a las colinas de Australia, donde Reg Sprigg descubrió por primera vez su “medusas”, este periodo se le dio un nombre formal: el Período Ediacaran.

Charnia

Franz Anthony

Charnia fue el nombre dado al fósil fronda por Trevor Ford, el geólogo que publicó hallazgo de Roger Mason. Ford Originalmente se pensó que era un alga, aunque Glaessner señaló rápidamente que se trataba de un animal multicelular, la primera de su tipo a ser identificado. Charnia se cree que han vivido en ambientes de aguas profundas, lo suficientemente oscuro para evitar la fotosíntesis.

En su análisis, en comparación Glaessner Charnia a un animal similar que existe en la actualidad, el coral blando como de plumas conocida como una pluma mar. Las plumas de mar, junto con las medusas y anémonas de mar, conforman el grupo de los cnidarios. Se sospecha que es uno de los grupos más primitivos de todos los animales y que las formaciones de roca desde el Precámbrico, naturalmente, habría producido tales criaturas primordiales habitan en el mar.

hallazgos posteriores revelaron que las verdaderas plumas de mar aparecieron hasta mucho más tarde en la historia del planeta, lo que los parientes improbables. La forma en que crecen no parece coincidir tampoco. En esencia, sus similitudes no son nada más que una coincidencia – también conocido como evolución convergente.

Debido a la naturaleza granulosa de los fósiles, se sabe poco sobre su vida. Varios fósiles terminaron con una base de pomo que probablemente anclado sus cuerpos al fondo del mar, pero no parece tener ninguna boca o el intestino para la alimentación.

Algunos científicos argumentaron que Charnia y sus parientes absorben los nutrientes directamente del agua, pero en este momento nadie puede decir con seguridad. Todo lo que sabemos es que este peculiar estilo de vida parece ser una estrategia común adoptada por diversos organismos que viven en ese período.

Pteridinium (izquierda) y Tribrachidium (derecha)

Franz Anthony

Otro fósil notable que comparte este estilo de vida es Pteridinium . Casi como Charnia , este animal era superficialmente pluma-como la inmovilización con un ancla al fondo marino. Lo que lo diferencia de Charnia es cómo se posicionan los lóbulos a través de su cuerpo. A diferencia de la mayoría de animales actuales cuyos cuerpos se pueden dividir en lado izquierdo más o menos simétricas y lados derechos, Pteridinium brotó sus “volantes” en tres direcciones diferentes.

Como extravagante como parece, la simetría de tres veces no es única para Pteridinium y sus parientes cercanos. Un grupo de animales pequeños, redondeados que se asemejan a los erizos de mar llamados trilobozoa de alguna manera desarrolló la misma simetría. Un miembro de este grupo llamado Tribrachidium puso un giro literal a este plan corporal, creciendo tres estructuras de forma de brazo en espiral hacia fuera del centro de su cuerpo.

Si bien puede parecer como una característica trivial, este patrón de crecimiento atípico sugiere que estos animales son una curiosa reliquia del pasado. Pteridinium , Tribrachidium , y sus largas primos muertos nos dejaron muy pocas pistas para entender cómo vivían y quiénes son sus parientes vivos son.

Jardín de Ediacara

Franz Anthony

Poner particularidades físicas de lado, estos organismos eran una anomalía de otra manera. A lo largo de la historia de la Tierra desde el Cámbrico hasta la actualidad, las criaturas de cuerpo blando son notorios para morir sin dejar rastro. La falta de estructuras duras deje expuestos a olas, vientos y carroñeros, haciendo que muchos de ellos para disolver completamente después de la muerte.

En períodos geológicos posteriores, como la preservación de fósiles habría ocurrido solamente en lugares específicos dentro de marcos de tiempo específicos cuando las condiciones eran excepcionales. Sin embargo, estas criaturas enigmáticas ediacáricos parecían vivir en un momento extraño donde los elementos cooperaron para dejar sus marcas en los sedimentos en todo el planeta.

Su secreto, como parece, se encuentra en la superficie de estas criaturas mintieron sobre. La ausencia de animales que se mueven rápidamente permitió microbios para colonizar la superficie del fondo del océano, a continuación, crear una capa de secreción dondequiera que crecen. Tal capa adhesiva permite que el sedimento para estabilizar y actuó como un molde cuando los animales murieron en la parte superior de ellos. Esta edad fue el tiempo de la limo , donde el fondo del mar se llenó de sustancias pegajosas.

Una vida de ritmo lento tal, combinado con la falta de depredadores, es una característica única de este período. Como un guiño al Jardín del Edén bíblico, algunas personas se han referido a esta Tierra temprana pacífico como el Jardín de Ediacara .

Yorgia (izquierda) y Dickinsonia (derecha)

Franz Anthony

Cerca del final de la Ediacaran, la vida comenzó a elevar su ritmo. En Rusia, se encontró una losa de estera microbiana cubierto de manchas, rozó en una criatura capaz de movimiento. El culpable era un animal con forma de disco llamado Yorgia .

Que crece hasta 25 cm (10 pulgadas) de ancho, esta criatura era más grande que un plato de comida.Se divirtió estructuras en forma de nervios que irradiaban desde una línea central con una estructura similar a la cabeza en la parte delantera. El método de alimentación exacta aún no se conoce, pero algunos ejemplares de Yorgia probabilidad relativa ‘s llamada Dickinsonia se han encontrado con estructuras internas que se asemejaba a un sistema digestivo.

En la misma localidad, un animal diferente se encontró con evidencias de actividades de pastoreo.Kimberella parecía una babosa y con frecuencia se ha encontrado cerca de las marcas que se asemejan a los restos alimenticios de los más modernos babosas y caracoles.

A pesar de su aparentemente simple plan corporal, Kimberella difería bastante del resto de los organismos vivos junto a ella. Esto indica que, hace unos 555 millones de años, 14 millones de años antes del comienzo del Cámbrico, la vida había comenzado a evolucionar en diferentes formas y estilos de vida.

Kimberella

Franz Anthony

Irónicamente, también fue la evolución que puso fin a este período de paz. La aparición de las criaturas más rápidos en movimiento alrededor de hace 541 millones años agita el medio ambiente y las criaturas ediacáricos no podía mantenerse al día con el ritmo.

El desarrollo del movimiento permitido el florecimiento de los depredadores se alimentan de organismos más grandes y más nutritivas. Algunas criaturas cavado hondo en el suelo, mientras que otros se desarrollaron conchas para salvar sus vidas. Este fue el comienzo de la explosión cámbrica, donde los parientes conocidos más antiguos de los animales de hoy tomaron forma.

Dentro de los próximos millones de años, el Jardín de Ediacara desapareció, reemplazado por los rastreadores ingeniosos del Cámbrico. Esta es la primera extinción masiva en la Tierra, que es causada por los seres vivos en lugar de los desastres naturales.

En este punto, la relación entre el Ediacaran y criaturas del Cámbrico aún no se ha resuelto. Es posible que los animales emblemáticos de la Ediacara fueron exterminados por completo sin ningún tipo de descendientes vivos. Una cosa que sabemos con certeza es que las formas de vida poseen el poder de alterar su planeta para su propio beneficio, a expensas de los demás.

Si este escenario le suena familiar, tal vez reflexionar sobre nuestro pasado puede ayudarnos a planificar un futuro mejor.

Referencias

Andrey Yu. Ivantsov. 2011. “La alimentación de huellas de Proarticulata-Vendian la Metazoa.” Paleontológico Journal, 45: 3, 237-248. DOI: 10.1134 / S0031030111030063.

Andrey Yu. Ivantsov. 2013. “Trazas fósiles de metazoos Precámbrico” Vendobionta “y” Moluscos “.” Estratigrafía y de Correlación Geológica 21: 3, 252-264 DOI: 10.1134 / S0869593813030039.

Producciones ediacáricos. 2013. “Documental” El hombre Ediacaran ‘- Trailer “. Consultado el 21 de diciembre de 2016.https://www.youtube.com/watch?v=NVKog5dVf-8

Gregory J. Retallack. 2008. “El crecimiento, la decadencia y la compactación del entierro de  Dickinsonia , un fósil de Ediacara icónico,” Alcheringa: Un Australasian Journal of Paleontología, 31: 3, 215-240, DOI: 10.1080 / 03115510701484705.

Jonathan B. Antcliffe y D. Martin Brasier. 2008. ” Charnia a 50: Los modelos de desarrollo para las frondas ediacáricos.”Paleontología 51: 11-26. DOI: 10.1111 / j.1475-4983.2007.00738.x.

Museos de Leicester. 2011. “Los objetos Galería de dinosaurio estrella: La Charnia fósiles (Primera parte: CharniaDescubrimiento)”. Consultado el 21 de diciembre de 2016. https://www.youtube.com/watch?v=kk_IJuuA_b8~~number=plural

Museos Leicester. 2011. “Los objetos Galería de dinosaurio estrella: La Charnia fósiles (Segunda parte: El futuro de laCharnia )”. Consultado el 21 de diciembre de 2016. https://www.youtube.com/watch?v=9Mr9R-kXX2g

Martin F. Glaessner. 1959. “Las faunas fósiles más antiguos de Australia del Sur.” Geologische Rundschau. DOI: 10.1007 / BF01800671.

Roger Mason. 2007. “El descubrimiento de Charnia masoni .” Universidad de Leicester. Consultado el 21 de diciembre de 2016. http://www.le.ac.uk/gl/charnia2007/AbstractBooklet2007r.pdf

Thomas R. Holtz, Jr .. 2016. “Geol 204 dinosaurios, seres humanos tempranos, los antepasados y la evolución: el registro fósil Desapareció de los mundos del pasado prehistórico “. Conferencia. Consultado el 21 de diciembre de 2016. https://www.geol.umd.edu/~tholtz/G204/lectures/204ediacaran.html

Shell Australia. 1970. “El rostro cambiante de Australia.” Consultado el 21 de diciembre de 2016.http://aso.gov.au/titles/documentaries/changing-face-australia/clip1/

Crédito de la imagen: Franz Anthony

Arrecifes de Coral

Es una mañana cálida y soleada, a mediados de septiembre como Stacy Peltier y sus colegas en Airborne Laboratorio de Arrecifes de Coral de la NASA (CORAL) equipo de reconocimiento misión se preparan para su primer día en el agua en la isla de la garza, un 42 acres cayo de coral cerca de 45 millas fuera la costa de Queensland, Australia. Mientras se coloca una cámara D5500 de Nikon en una carcasa submarina, varios tiburones nadan cerca en las aguas color turquesa del pequeño puerto de la isla de dragado del arrecife.
“Nunca he saltado en el agua con toneladas de tiburones antes”, bromea con una risa nerviosa. Afortunadamente para ella y su equipo, los tiburones se encuentran alrededor de la Isla Heron no son particularmente peligrosos para los humanos.

Un tiburón nada en Heron Island Harbor. Crédito: Jim Ronda / JPL de la NASA
El técnico de investigación del Instituto de Ciencias Oceánicas de Bermuda (BIOS) y sus tres compañeros de equipo han llegado a Heron Island como uno de los tres independientes, pero coordinada, en-agua equipos de validación que están recogiendo datos sobre el estado de los arrecifes en las islas Garza y el lagarto de Australia durante de dos meses de estudio Gran Barrera de Coral de coral. Esta “verdad terreno” los datos serán comparados con los datos recogidos desde el aire por Instrumento portátil de la NASA Espectrómetro de Imágenes Remoto (PRISM) para validar la precisión de los datos PRISM y productos cartográficos. Se están reuniendo tres tipos fundamentales de datos: la óptica de agua, cubierta bentónica de arrecifes y el metabolismo de los arrecifes.

cubierta bentónica es lo que crece en el fondo marino.

comunidades bentónicas de arrecifes suelen consistir en una combinación de coral, algas y arena. Durante la siguiente semana, el equipo de la cubierta del bentos está recogiendo una serie de fotomosaicos de alta resolución que va a representar la composición de las distintas comunidades del fondo marino en múltiples puntos alrededor de los arrecifes de la Isla Heron.
Se necesitan Estudios de la cubierta de arrecifes bentónicos para validar algunos de los productos de datos más avanzados de coral. La misión CORAL está recogiendo datos de cobertura del bentos de 160 a 250 sitios separados a través de cada lugar de validación de arrecife en la misión global. El equipo analizará los mosaicos para tomar una determinación muy exacta de los porcentajes de los diferentes tipos de cobertura bentónica en cada foto.

El naufragio del HMCS, primer buque de la marina oficial de Australia, se encuentra en la entrada del puerto de Heron Island. El pecio fue colocado allí hace muchos años para servir como un dique para embarcaciones pequeñas que visite la isla. Crédito: Jim Ronda / JPL de la NASA
A las 9 de la mañana, el barco está cargado con el equipo de investigación del equipo y el equipo de buceo. Peltier, co-patrón en el viaje de hoy, guía lentamente el buque de investigación Estación de Investigación de Heron Island Chromis fuera del puerto. Mientras se dirigen hacia fuera, el fantasma, de la ruina oxidada del HMCS, primer buque de la marina oficial de Australia, se sienta en su lado de la cresta del arrecife en la entrada al puerto.
A bordo con Peltier son compañeros de equipo Yvonne Sawall, un científico postdoctoral en la BIOS; técnico de investigación Andrea Millán y líder del equipo Steven dólar, ambos de la Universidad de Hawai; y la NASA CORAL proyecto científico Michelle Gierach, que ha venido a lo largo de observar y ayudar desde el barco.
Peltier por radio la estación de investigación de informar que hay siete pasajeros a bordo y que se espera que vuelva a albergar a las 4 pm
“Investigación, Investigación, Investigación, esto es Chromis,” dice ella.
La estación confirma, y nos informa de que la aeronave Gulfstream IV con el instrumento PRISM de la NASA está en camino a sobrevolar la región Heron Island y se espera pronto.

Steve dólar, Universidad de Hawai, empuja el buque de investigación Chromis al comienzo del día. Crédito: Jim Ronda / JPL de la NASA
Nuestro primer punto de buceo es una zona llamada Blue Pools. El equipo se conecta el barco a una boya de amarre. La profundidad del agua es de unos 20 pies.
El equipo se pone a trabajar rápidamente, poniéndose el equipo de buceo y dejándose caer hacia atrás en los 72 grados Fahrenheit agua. El patrón no se interpone en el agua; ella debe permanecer con el barco en todo momento por razones de seguridad. Los buzos se entregan una de las tres cámaras a bordo y se sumergen.

Stacy Peltier, Instituto Bermuda de Ocean Sciences (BIOS), con las manos una cámara submarina para Yvonne Sawall, también desde la BIOS. Crédito: Jim Ronda / JPL de la NASA
Es un trabajo laborioso. Un miembro del equipo primero despliega polos 1.6 pies de largo a través del fondo marino para delinear 33-por-33 pies parcelas cuadrados, un tamaño que se correlaciona con la resolución espacial del instrumento PRISM de CORAL de 28.000 pies sobre el nivel del mar.
Los otros miembros del equipo utilizan sus cámaras para fotografiar toda la trama, con un solo escaneo buzo de este a oeste y el otro de barrido de norte a sur, nadando alrededor de 6 pies sobre el fondo marino. Un buceador en la superficie del agua lleva una unidad GPS de mano para marcar con precisión la ubicación de las parcelas que se correlaciona con los datos del plano.
El equipo tarda hasta 1.000 imágenes por parcela, un proceso que tarda 15-20 minutos. En un día típico, el equipo hará dos o tres lugares, recogiendo las mediciones de tres a cuatro sitios en cada lugar. Se inician en las aguas más profundas, a continuación, pasar por la pendiente del arrecife hacia la orilla. Si el agua se vuelve demasiado superficial que bucear en lugar de buceo.

Andrea Millán, de la Universidad de Hawai, fotografía el fondo del mar. Crédito: Stacy Peltier
Más tarde, de vuelta en la tierra, una herramienta de software especial denominado Agisoft PhotoScan coserá todas las fotografías juntas en un mosaico, que los científicos pueden utilizar para caracterizar lo que la estructura de la comunidad de los arrecifes de coral se encuentra en el punto dado.
“Esta es una nueva forma de evaluar la estructura y función de los arrecifes de usar este mosaico, y vamos a seguir con el análisis de estas imágenes para poder ver las cosas que no se ven de otra manera pero saltando en el agua y poner su ojos en él “, dice dólar, un biólogo arrecife de coral y consultor ambiental.
“Este es el equivalente de pasar de un modelo T a un Tesla en comparación con la forma en que se han realizado estudios de los arrecifes anteriores. Y la cosa más grande que permitió que esto sucediera es la fotografía digital. Aquí, cada vez que venga fuera del agua, hemos tomado hasta mil imágenes. Esto no era posible antes del advenimiento de la fotografía digital “.
“Queremos obtener la mayor cantidad de diferentes tipos de comunidades bentónicas como sea posible, y luego coincidir los mosaicos con las imágenes que recibimos desde el avión,” dice Sawall, un post-doctorado con CORAL Investigador Principal Eric Hochberg en el BIOS, donde se especializa en el metabolismo de coral .

El equipo de la encuesta misión CORAL bordo del Chromis. Crédito: Jim Ronda / JPL de la NASA
Un nativo del sur de Alemania, Sawall se inspiró para estudiar los arrecifes de coral cuando ella se lanzó la Gran Barrera de Coral en la edad 19. “Fue mi primera experiencia en el océano; Me gustó tanto, “dice ella. “La interacción entre los organismos me fascinó. Sin embargo, al mismo tiempo, pude ver el impacto que los humanos estaban teniendo en los arrecifes, y que me llevó a querer protegerlos. “Sawall ve el trabajo del equipo como un trampolín vital en nuestra comprensión de la salud y el estado de los arrecifes de coral ecosistemas en todo el mundo.

“El objetivo de coral es evaluar finalmente los arrecifes de todo el mundo y su estado y la salud y vigilar que con el tiempo.”

“Lo que estamos haciendo aquí es una pequeña pieza del rompecabezas hacia esa meta,” dice ella.
El equipo termina su trabajo en el primer lugar de buceo, que es principalmente escombros (piedras, arena y coral muerto), entonces se mueven más cerca del arrecife, que consiste en una variedad de corales vivos que ocurren en una multitud de formas de crecimiento. La cobertura de coral más alto se encuentra normalmente en la parte exterior y la pendiente de un arrecife, mientras que el interior de la laguna de arrecife, algas y arena dominar la parte inferior.
Su localización primera inmersión completa, el equipo se detiene brevemente para Munch en algunas Tim Tams, galletas cubiertas de chocolate de Australia; estos tienen un sabor de coco distinta. Como se rompen, los bancos de peces negros pequeños nadan al lado y por debajo de la embarcación, atraídos por nuestra presencia. Uno de los equipo ve una tortuga marina nadando verde cerca. Los mares están en calma.

Los buzos realizan una encuesta cubierta bentónica. Crédito: Stacy Peltier
Me pregunto Peltier para describir lo que está viendo por debajo de la superficie.
“Los arrecifes de la Isla Heron son hermosas”, dice ella. “Estuvimos hace poco en Lizard Island en el norte de Gran Barrera de Coral y se podía ver una gran cantidad de daños de ambos ciclones y el gran evento de blanqueamiento que pasó este verano. Pero Heron Island más al sur ha sido relativamente intacto. Visitamos algunos sitios de escombros, que son naturales. Las piezas que fueron cubiertos de coral eran simplemente increíble – vimos corales que crecen en la parte superior de corales, que no he visto antes. Esta es mi primera vez buceo en un área que tiene corales placa gigantescas “.
Siguiente es libre para nuestra segunda ubicación encuesta, un lugar llamado Los apartamentos de alquiler 2. El equipo repite el proceso de fotografiar parcelas de lecho marino. A medida que trabajan, la marea sigue saliendo, dejando al descubierto las cabezas de coral, que se elevan como una versión moderna de Atlantis desde el fondo del mar. Ondas comienzan crestería al chocar contra la parte superior del arrecife. Bandadas de pájaros del círculo más arriba, buscando un almuerzo.

Coral y peces en Heron Island Reef. Crédito: Stacy Peltier
Su segundo sitio completado, el equipo está listo para el almuerzo a sí mismos. Me pregunto Millán, natural de Troy, Michigan, con la Universidad de Hawai acerca de sus impresiones sobre el segundo sitio de buceo.
“Me sorprendió por la gran diversidad de corales, incluyendo el coral de fuego,” dice ella. “Hubo un gran banco de peces unicornio. Yo quería ir a echar un vistazo a algunas cosas, pero tuve que decirme a mí mismo: ‘Hemos de tener la natación, la estancia en la plaza’ “, dice con una risa.
Después del almuerzo, que está fuera de la sede definitiva: Guarida de Libby. Millán primera hace un viaje de esnórquel rápida para inspeccionar el lugar. Parece adecuado, por lo que el equipo se adapte y se remonta en el agua. Ellos informan de una gran cantidad de variedades de coral y peces grandes.
Como el día envuelve, el equipo se une a otra embarcación que transportaba a dos colaboradores australianos CORAL de la Universidad de Queensland: Stuart Phinn y Chris Roelfsema. Ellos están haciendo por separado el trabajo de validación en el agua junto con los otros equipos de validación de coral. Chris se une a nosotros en el agua, tomar fotografías y videos.
Es ahora un poco después de las 3 de la tarde, y nuestro equipo ha completado sus estudios para el día. Es hora de volver al puerto, descargar el barco y limpiar el equipo.
Hoy el equipo fotografió siete sitios, mientras que PRISM a bordo del Gulfstream IV recoge 17 líneas de datos en un vuelo de casi 6 horas. Las actividades de hoy, combinadas con vuelos anteriores del equipo CORAL arriba y abajo de la Gran Barrera de Coral y en el agua actividades de validación en Lizard Island, significan que el coral está bien en su camino hacia la consecución de sus objetivos científicos de nivel 1 en Australia. En definitiva, un buen día por aire y mar.

Heron Island: como en ningún otro en la Tierra

Heron Island. Crédito: Jim Ronda / JPL de la NASA
Heron Island es un cayo de coral de 42 acres ubicado dentro de la gran barrera de coral del Parque Marino, declarado patrimonio mundial, 45 millas (72 kilómetros) de la costa de Queensland, Australia. Está rodeado de un 5 millas de longitud (8 kilómetros de longitud) arrecife de plataforma que drena en la marea baja para formar una gran laguna alrededor de la isla.

Arrecife frente a la costa de la Isla Heron. Crédito: Jim Ronda / JPL de la NASA
Descubierta por primera vez en 1843, Heron Island albergaba una fábrica de conservas de la tortuga en la década de 1920, pero hoy en día es más conocido como un destino popular para los turistas como para los investigadores. Fue declarado parque nacional en 1943. La isla incluye un complejo y la Estación de Investigación de Heron Island, el mayor centro de investigación marina universidad de Australia, que es operado por la Universidad de Queensland. La estación está involucrado en la investigación y la educación en ciencias del mar y el medio ambiente marino.

tanques de muestras en la Estación de Investigación Heron Island. Crédito: Alan Buis / JPL de la NASA
Heron Island , arrecife circundante con la vida, incluyendo tortugas marinas,
por Alan Buis / OFF Heron Island, Queensland, AUSTRALIA /

Arrecife de coral

Arrecifes de coral en la isla de Providencia, Colombia.

Un arrecife de coral o arrecife coralino es una estructura subacuática hecha del carbonato de calcio secretado por corales. Es un tipo de arrecife biótico formado por colonias de corales pétreos, que generalmente viven en aguas marinas que contienen pocos nutrientes. Los corales pétreos son animales marinos que constan de pólipos, agrupados en varias formas según la especie, y que se parecen a las anémonas de mar, con las que están emparentados. A diferencia de las anémonas de mar, los pólipos coralinos del orden Scleractinia secretan exoesqueletos de carbonato que apoyan y protegen a sus cuerpos. Los arrecifes de coral crecen mejor en aguas cálidas, poco profundas, claras, soleadas y agitadas.

A menudo los arrecifes de coral son llamados “selvas del mar”, ya que forman uno de los ecosistemas más diversos de la Tierra. Aunque ocupan menos del 0,1 % de la superficie total de los océanos, equivalente a la mitad de la superficie de Francia, son el hábitat de 25 % de todas las especies marinas,1 2 3 incluyendo peces, moluscos,gusanos, crustáceos, equinodermos, esponjas, tunicados y otros cnidarios.4 Paradójicamente, los arrecifes de coral prosperan a pesar de estar rodeados por aguas oceánicas que proporcionan pocos nutrientes. Son más comúnmente encontrados en aguas tropicales poco profundas, pero también existen, en menor escala, corales de aguas profundas y corales de aguas frías en otras zonas.

Por su situación estratégica entre la costa y el mar abierto, los arrecifes sirven de barrera que protege a los manglares y las praderas de hierbas marinas contra los embates del oleaje; los manglares y praderas de hierbas, a su vez, protegen al arrecife contra la sedimentación y sirven como áreas de reproducción y crianza para muchas de las especies que forman parte del ecosistema del arrecife.

Los arrecifes de coral proporcionan servicios del ecosistema para el turismo, la pesca y la protección del litoral. El valor económico total anual de los arrecifes de coral se ha estimado en US$ 375 mil millones. Sin embargo, los arrecifes de coral son ecosistemas frágiles, en parte porque son muy sensibles a cambios de temperatura del agua. Están en peligro por el cambio climático, la acidificación de los océanos, la pesca con explosivos, pesca con cianuro para acuarios, uso excesivo de los recursos de los arrecifes, y usos perjudiciales de la tierra, incluyendo escorrentía agrícola y urbana, y contaminación del agua.5 6 7

Formación[editar]

La mayor parte de los arrecifes de coral se formó después del último periodo glacial, cuando el deshielo (derretimiento del hielo) condujo a la subida del nivel del mar y la inundación de las plataformas continentales. Esto significa que la mayoría de los arrecifes tiene una edad de menos de 10.000 años. Cuando las comunidades coralinas se establecieron en las plataformas continentales, los arrecifes crecieron hacia arriba, siguiendo el ritmo de la subida del nivel del mar. Los arrecifes con un crecimiento demasiado lento se convirtieron en arrecifes ahogados cubiertos por tanta agua que no recibieron suficiente luz para sobrevivir.8 Algunos arrecifes de coral se encuentran en aguas marinas profundas, alejados de las plataformas continentales, en torno a islas oceánicas y como atolones. La gran mayoría de estas islas es de origen volcánico. Las pocas excepciones tienen un origen tectónico, donde movimientos de las placas tectónicas elevaron el fondo marino hacia la superficie.

En 1842, en su primera monografía, titulada La estructura y distribución de los arrecifes de coral (The Structure and Distribution of Coral Reefs),9 Charles Darwin expuso su teoría de la formación de atolones, una idea que concibió durante el segundo viaje del Beagle. Postuló que los atolones se formaron por el levantamiento y la subsidencia de la corteza debajo de los océanos.10 La teoría de Darwin establece una secuencia de tres etapas en la formación de atolones. Comienza con la formación de un arrecife de coral alrededor de una isla volcánica extinta, cuando se desploman, tanto la isla, como el fondo oceánico. En la medida que continúa el hundimiento, el arrecife se convierte en una barrera de coral, y, en última instancia, en un atolón.

Darwin predijo que, debajo de cada laguna se encontraría una base de roca madre, que representa los restos del volcán original. Perforaciones posteriores demostraron que esta teoría era correcta. La teoría de Darwin se basó en su entendimiento de que, los pólipos de coral crecen en las aguas marinas limpias y agitadas de los trópicos, pero que sólo pueden vivir dentro de un rango de profundidad limitado, comenzando justo debajo del nivel de la marea baja. Cuando el nivel de la tierra subyacente lo permite, los corales crecen alrededor de la costa para formar lo que llamó arrecifes bordeantes (en inglés: fringing reefs), los cuales, con el tiempo, pueden crecer desde la costa hacia afuera para convertirse en un arrecife de barrera.

Un arrecife bordeante puede tardar diez mil años para formarse, y un atolón puede tardar hasta 30 millones de años.11

Cuando el fondo marino está subiendo, los arrecifes bordeantes pueden crecer alrededor de la costa, pero los corales que se ven elevados sobre el nivel del mar se mueren y se convierten en piedra caliza blanca. Si el fondo marino se hunde lentamente, los arrecifes bordeantes logran seguir el ritmo de crecimiento hacia arriba, desarrollándose sobre una base antigua de coral muerto, y formando una barrera de coral que encierra una laguna entre el arrecife y la tierra. Puede resultar en un arrecife de barrera que rodea una isla completa, y posteriormente, cuando la isla se hunde bajo el nivel del mar, en un atolón de coral circular, que sigue creciendo en la medida que sube el nivel del mar, formando una laguna central. Los arrecifes de barrera y atolones generalmente no forman círculos completos, ya que suelen ser afectados por los efectos de tormentas. Al igual que el rápido crecimiento del nivel del mar, también el hundimiento rápido del fondo marino puede abrumar el crecimiento del coral, matando a los animales y el arrecife.10 12

Los dos principales variables que determinan la geomorfología, o forma, de los arrecifes de coral son: la naturaleza del sustrato subyacente en el que se apoyan, y la historia de los cambios en el nivel del mar en relación con ese sustrato.

La Gran Barrera de Coral, cuya formación se inició hace aproximadamente 20.000 años, es un ejemplo de cómo los arrecifes de coral se desarrollaron en las plataformas continentales. En esta época el nivel del mar era 120 m más bajo que en el siglo XXI.13 14 Como el nivel del mar subió, el agua y los corales invadieron lo que fueron colinas de la llanura costera australiana. Hace 13.000 años, el nivel del mar había subido a 60 m debajo del nivel que tiene en la actualidad, y muchas colinas de la llanura costera continental se habían convertido en islas. Con la continuación de subida del nivel del mar, el agua sobrepasó las cumbres de la mayoría de las islas continentales, y los corales pudieron cubrir las colinas enteras, formando los actuales cayos y arrecifes. En los últimos 6.000 años, el nivel del mar de la Gran Barrera de Coral no ha cambiado significativamente,14 y la edad de la estructura viva de los arrecifes modernos, se estima entre 6.000 y 8.000 años.15 A pesar de que la gran barrera de coral se formó a lo largo de una plataforma continental, y no alrededor de una isla volcánica, los principios de Darwin se aplican también en este caso. Si bien el desarrollo se paró en la fase de barrera de coral, ya que Australia no está a punto de sumergirse, se formó la mayor barrera de coral del mundo, que se extiende por 2.000 kilómetros, a una distancia de 300 -1.000 m de la costa.16

Cuando están sanos, los arrecifes de coral tropicales crecen a un ritmo de 1 a 3 cm por año horizontalmente, y entre 1 y 25 cm por año verticalmente. Sin embargo, no pueden crecer por encima del nivel del mar, y, los corales hermatípicos tampoco crecen a profundidades mayores de 150 m, porque necesitan luz solar.17

La mayor parte de los arrecifes de coral se componen de esqueletos de coral formados por las colonias coralinas. Sin embargo, fragmentos de conchas y restos de algas calcáreas, como los del género Halimeda, pueden contribuir a la capacidad de los arrecifes de resistir los efectos dañinos de tormentas y otras amenazas. Tales mezclas son visibles en estructuras arrecifales como el atolón Enewetak.18

Arrecifes en el pasado[editar]

A lo largo de la historia de la Tierra, desde pocos millones de años después de que los organismos marinos desarrollaron esqueletos duros, casi siempre hubo arrecifes en los mares primitivos. Las épocas de máximo desarrollo fueron el Cámbrico medio (520 Ma), el Devónico (416-359 Ma) y el Carbonífero (360-300 Ma), debido a corales del extinto orden Rugosa, y el Cretácico superior (99-65 Ma) y todo el Neógeno(23 Ma – actualidad), debido a corales del orden Scleractinia.[cita requerida]

No todos los arrecifes del pasado estuvieron formados por corales. Así, en el Cámbrico inferior (570-536 Ma) se debieron a algas calcáreas y a arqueociatos (pequeños animales filtradores de forma cónica, probablemente emparentados con las esponjas), y en el Cretácico superior (99-65 Ma) existieron también arrecifes formados por un grupo de bivalvos denominados rudistas (una de las valvas, hipertrofiada, formaba la estructura cónica principal, y la otra, mucho más pequeña, actuaba como tapa).[cita requerida]

Tipos de arrecife de coral[editar]

Un pequeño atolón en las Maldivas.

Un cayo habitado en las Maldivas.

Los tres principales tipos de arrecife de coral son:

  • Arrecife bordeante o arrecife costero – este tipo se conecta directamente a una orilla costera, o está separado de ella por un canal o una laguna poco profunda.
  • Arrecife de barrera – un arrecife separado de la costa continental o de una isla por un profundo canal o laguna.
  • Arrecife de atolón – un arrecife de barrera, más o menos circular o continuo, que se extiende alrededor de una laguna sin una isla central.

Otras variantes o tipos de arrecifes son:

  • Arrecife de parche – este tipo es una pequeña concentración de arrecife de coral, por lo general dentro de una laguna o ensenada, a menudo circular y rodeada de arena o pasto marino. Los arrecifes de parche son relativamente comunes.
  • Arrecife bordeante inclinada[?] (Apron reef) – muy semejante a un arrecife bordeante, pero más inclinado, que se extiende hacia fuera y hacia abajo desde algún punto o costa peninsular.
  • Arrecife de banco – tiene una forma linear o semicircular, más grande que un arrecife de parche.
  • Arrecife de cinta – un arrecife largo y estrecho, a veces sinuoso, generalmente asociado a una laguna de atolón
  • Arrecife de tabla – un arrecife aislado, acercándose al tipo atolón, pero sin laguna.
  • Habili (del árabe “no nacido”) – un tipo de arrecife del Mar Rojo que no llega lo suficientemente a la superficie como para causar un oleaje visible, aunque puede ser un peligro para los buques .
  • Micro-atolón – ciertas especies de corales forman comunidades llamadas micro-atolones. El crecimiento vertical de micro-atolones está limitado por la altura de la marea media. Mediante el análisis de las morfologías de crecimiento, los micro-atolones ofrecen un registro de baja resolución de los patrones de cambio en el nivel del mar. Micro-atolones fosilizados también pueden ser fechados mediante la datación por radiocarbono. Estos métodos han sido utilizados para reconstruir los niveles del mar delHoloceno.19
  • Cayos – son pequeñas islas arenosas, de baja altitud, formadas en la superficie de los arrecifes de coral. Material erosionado del arrecife se amontona en ciertas partes del arrecife o de la laguna, formando un área sobre el nivel del mar. Las plantas pueden estabilizar los cayos de manera suficiente, como para convertirlo en un ambiente habitable por los seres humanos. Los cayos ocurren en ambientes tropicales delPacífico, Atlántico e Índico (incluyendo la Gran Barrera de Coral, el Caribe y la Barrera de Coral de Belice), y proveen tierra habitable y cultivable para cientos de miles de personas.
  • Monte submarino o guyot – cuando un arrecife de coral no puede crecer suficientemente para neutralizar el hundimiento de una isla volcánica, se forma un monte submarino o guyot. La parte superior de los montes submarinos es redondeada, y la de los guyots es plana. La forma aplanada de los guyots se debe a los efectos de la erosión por olas, viento, y procesos atmosféricos.

Zonas[editar]

Las tres zonas principales de un arrecife de coral: arrecife frontal (derecha), cresta arrecifal (centro) y arrecife posterior (izquierda).

Los ecosistemas de arrecifes de coral contienen distintas zonas que representan diferentes tipos de hábitats. Por lo general, se distinguen tres zonas mayores: el arrecife frontal, la cresta arrecifal y el arrecife posterior (frecuentemente referido como la laguna de arrecife). Las tres zonas están física y ecológicamente interconectadas. La vida arrecifal y los procesos oceánicos crean oportunidades para el intercambio de agua marina, sedimentos, nutrientes, y vida marina entre las zonas. Por lo tanto, son componentes integrales del ecosistema de los arrecifes de coral, cada uno jugando un papel importante en el sustento de las diversas y abundantes comunidades de peces de los arrecifes.

Alternativamente, Moyle y Cech distinguen seis zonas arrecifales, aunque la mayoría de los arrecifes poseen sólo algunas de estas zonas.20

El agua en la zona superficial del arrecife a menudo está agitada. Este diagrama representa un arrecife en unaplataforma continental. Las olas de agua del lado izquierdo, corren sobre el fondo marino fuera del arrecife (off-reef floor) hasta que encuentran lapendiente del arrecife (reef slope) oarrecife frontal, y luego pasan por lacresta arrecifal. Cuando una onda pasa por una zona poco profunda, se produce asomeramiento. Es decir, se aumenta la altura de las olas y se reduce su velocidad.

  • La superficie del arrecife es la parte menos profunda del arrecife, y está sujeta a marejadas y a la subida y caída demareas. Cuando las olas pasan sobre zonas poco profundas, se produce asomeramiento, como se muestra en el diagrama a la derecha. Esto significa que el agua a menudo está agitada, y estas son, precisamente, las condiciones en las que los corales prosperan. Superficialidad implica que hay un máximo de luz solar para la fotosíntesis de laszooxantelas simbióticas, y agua agitada, que promueve la capacidad de los corales de alimentarse de plancton. Sin embargo, otros organismos deben ser capaces de soportar estas robustas condiciones de vida para poder prosperar en esta zona.
  • El fondo marino fuera del arrecife es el fondo del mar, poco profundo, que rodea un arrecife. Suele ser arenoso y a menudo sustenta praderas marinas, que representan importantes zonas de alimentación para los peces del arrecife. Esta zona está asociada con los arrecifes que se encuentran en las plataformas continentales. En contraste, los arrecifes que rodean las islas tropicales y los atolones, bajan de manera abrupta a grandes profundidades y no tienen un fondo marino superficial.
  • La pendiente arrecifal es, en sus primeros 50 m, el hábitat para muchos peces de arrecife que encuentran refugio en la pared del acantilado y pueden alimentarse de plancton en las aguas cercanas. Esta zona esta principalmente asociada con los arrecifes que rodean las islas oceánicas y los atolones.
  • La frente arrecifal es la zona por encima del fondo marino o de la pendiente arrecifal. “Por lo general es el hábitat más rico. Sus complejos brotes de corales y algas calcáreas ofrecen grietas y hendiduras para protección, y la abundancia de invertebrados y algas epífitas proporcionan una amplia fuente de alimento”.20
  • La llanura arrecifal es la parte plana con fondo arenoso y parches de coral, que a menudo se encuentra detrás del arrecife principal. “La llanura arrecifal puede ser una zona protectora, bordeando una laguna, o puede ser una zona llana, rocosa entre el arrecife y la costa. En el primer caso, el número de especies de peces que viven en esta zona suele ser el más elevado de toda las zonas arrecifales”.20
  • La laguna arrecifal – “muchos arrecifes de coral encierran un área, creando una laguna con agua tranquila, que normalmente contiene pequeños parches de arrecife”.20

Sin embargo, la “topografía de los arrecifes de coral está cambiando constantemente. Cada arrecife se compone de parches irregulares de algas, invertebrados sésiles, rocas y arena. El tamaño, la forma, y la abundancia relativa de estos parches, cambian de año en año, en respuesta a los diversos factores que favorecen un tipo de parche sobre otro. El crecimiento del coral, por ejemplo, produce cambios constantes en la estructura fina de los arrecifes. A una escala mayor, las tormentas tropicales pueden eliminar grandes secciones de arrecife y causar el desplazamiento de rocas sobre el fondo arenoso.”21

Distribución geográfica[editar]

Distribución de los arrecifes coralinos.

Límite para las isotermas de 20 °C . La mayoría de los corales viven dentro de este límite. Nótense las aguas más frías causadas por surgencias en la costa suroeste de África y la costa de Perú.

Este mapa muestra las áreas de surgencia en rojo. Los arrecifes de coral no se encuentran en las zonas costeras donde se producen surgencias frías y ricas en nutrientes.

Los arrecifes de coral cubren una superficie de aproximadamente 284.300 km²,22 es decir, un poco menos del 0,1 % de la superficie de los océanos. La región del Indo-Pacífico (incluyendo el mar Rojo, el océano Índico, el Sudeste Asiático y el Pacífico) representa el 91,9 % de este total. El sudeste asiático representa el 32,3 % de esta cifra, mientras que el Pacífico incluyendo Australia representa el 40,8 %. Los arrecifes de coral de la región del Atlántico y del Caribe representan el 7,6 % del total.2

Aunque los corales pueden vivir, tanto en aguas templadas, como tropicales, los arrecifes de aguas someras (aguas poco profundas) se desarrollan únicamente en una zona que se extiende desde 30°N y 30°S del ecuador terrestre. Como norma general, los corales hermatípicos no crecen a profundidades de más de 50 m. La temperatura óptima para la mayoría de los arrecifes de coral es 26-27 °C, y pocos arrecifes existen en aguas con temperaturas debajo de 18 °C.23 Sin embargo, los arrecifes del golfo Pérsico lograron adaptarse a temperaturas de 13 °C en invierno y 38 °C en verano.24

Los corales de aguas profundas, como Lophelia pertusa, pueden existir hasta a 3.600 metros de profundidad, en temperaturas más frías, entre 1.11 y 25.28°C,25y en latitudes mucho más elevadas, tan al norte como hasta Noruega.26 Aunque los corales de aguas profundas pueden formar arrecifes, se sabe muy poco acerca de ellos.

Los arrecifes de coral son raros a lo largo de las costas occidentales de América y África. Esto se debe principalmente a la surgencia y las fuertes corrientes costeras frías, que reducen las temperaturas del agua en estas zonas (las corrientes de Perú, Benguela y Canarias, respectivamente).27 Los corales rara vez ocurren a lo largo de la costa del Sur de Asia, desde el extremo oriental de la India (Madras) hasta las fronteras de Bangladés y Birmania.2 También son raros a lo largo de la costa noreste de América del Sur y la costa de Bangladés, debido al drenaje de agua dulce de los ríos Amazonas y Ganges, respectivamente.

Entre las principales concentraciones de arrecifes de coral se distinguen las siguientes:

Biología[editar]

Anatomía de un pólipo de coral.

Los corales hermatípicos vivos son pequeños animales que construyen esqueletos de carbonato de calcio. Es un error pensar que los corales son plantas o rocas. Cabezales, o colonias, de coral se componen de concentraciones de animales individuales, llamados pólipos, dispuestas en diversas formas.30 El tamaño de los pólipos puede variar desde una cabeza de alfiler hasta un diámetro de 30 cm, aunque generalmente, la inmensa mayoría de los pólipos coralinos mide entre 2 y 10 mm de diámetro.31

Los corales constructores de arrecifes, o corales hermatípicos, sólo viven en la zona fótica (por encima de 50 m de profundidad), la profundidad marina en la que penetra suficiente luz solar para permitir la fotosíntesis. Los pólipos de coral mismos no realizan la fotosíntesis, pero tienen una relación simbiótica con laszooxantelas; estos son organismos que viven dentro de los tejidos de los pólipos y que proporcionan los nutrientes orgánicos que alimentan al pólipo. Debido a esta relación, los arrecifes de coral crecen mucho más rápido en agua clara, que admite más luz solar. Sin sus simbiontes, el crecimiento del coral sería demasiado lento para poder formar estructuras arrecifales significativas. Los corales obtienen hasta un 90 % de sus nutrientes de sus simbiontes.32

Los arrecifes crecen cuando pólipos y otros microorganismos depositan carbonato de calcio,33 34 en la base del coral, como una estructura ósea debajo y alrededor de sí mismos, expandiendo el cabezal coralino hacia arriba y hacia fuera.35 Las olas, peces herbívoros (por ejemplo, peces loro), erizos de mar, esponjas de mar, y otras fuerzas y organismos actúan como bioerosionadores, rompiendo los esqueletos coralinos en fragmentos que se depositan en la estructura del arrecife o forman fondos arenosos en las lagunas arrecifales. De la misma manera, muchos otros organismos que viven en la comunidad arrecifal también contribuyen con carbonato de calcio de sus esqueletos.36 Las algas coralinas son contribuyentes importantes a la estructura del arrecife, en las partes donde los arrecifes son sometidos al mayor impacto de la olas (como el frente arrecifal, que hace frente al mar abierto). Estas algas fortalecen la estructura del arrecife mediante el depósito de capas de caliza sobre la superficie del arrecife.

Primer plano de pólipos de coral agitando sus tentáculos. Puede haber miles de pólipos en una sola rama de coral.

Los corales se reproducen tanto sexual como asexualmente. Un pólipo individual utiliza ambos modos de reproducción durante su vida. Los corales se reproducen sexualmente ya sea por fertilización interna o externa. Las células reproductoras se encuentran en las membranas mesenterias que irradian hacia el interior desde la capa de tejido que recubre la cavidad estomacal. Algunos corales adultos son hermafroditas, mientras que otros son dioicos, exclusivamente masculinos o femeninos. Algunas especies cambian de sexo a medida que crecen.

Los huevos que son fertilizados internamente, se desarrollan en el pólipo durante un período, que puede variar de algunos días hasta varias semanas. El desarrollo posterior produce una pequeña larva, conocida como plánula. Huevos que son fertilizados externamente se desarrollan durante el desove sincronizado. Los pólipos liberan simultáneamente grandes cantidades de huevos y esperma en el agua, que se dispersan sobre un área grande. El momento de la reproducción depende de la época del año, la temperatura del agua, los ciclos lunares y la marea. El desove es más exitoso cuando hay poca variación entre marea alta y baja. Cuanto menos movimiento del agua, mejor es la probabilidad de fertilización. Por lo general, la liberación de los huevos o de las plánulas ocurre por la noche, y puede coincidir con el ciclo lunar (de tres a seis días después de la luna llena). El período entre la liberación hasta la fijación sólo dura unos pocos días, pero algunos plánulas pueden sobrevivir, flotando, durante varias semanas. Son vulnerables a las condiciones del medio ambiente y a la depredación. Las pocas plánulas afortunadas que logran fijarse en algún sustrato, luego tienen que enfrentar la competencia por alimentos y espacio.37

Paradoja de Darwin[editar]

La paradoja de DarwinEl coral parece proliferar cuando las aguas del océano son cálidas, pobres en nutrientes, claras y agitadas, un hecho que Darwin ya había señalado a su paso por Tahití en 1842. Esto constituye una paradoja fundamental, que se muestra en términos cuantitativos por la aparente imposibilidad de equilibrar la entrada y salida de los elementos nutritivos que controlan el metabolismo del pólipo de coral.

Investigación oceanográfica reciente ha puesto de manifiesto la realidad de esta paradoja, mediante la confirmación de que la oligotrofía de la zonaeufótica del océano persiste hasta la cresta arrecifal con su continuo oleaje. Al acercarse a los bordes de los arrecifes y atolones desde el casi-desierto del alta mar, la ausencia casi total de materia viva, de repente, se convierte en una abundancia de vida, sin ninguna transición. Entonces: ¿por qué hay algo en lugar de nada, y más precisamente, ¿De dónde vienen los nutrientes necesarios para el funcionamiento de esta extraordinaria máquina que es el arrecife de coral?

— Francis Rougerie38

Durante su viaje en el Beagle, Darwin describió los arrecifes de coral tropicales como oasis en el desierto del océano. Reflexionó sobre la paradoja de que los arrecifes de coral, que están entre los ecosistemas más ricos y biodiversos de la tierra, florecen a pesar de encontrarse rodeados por aguas oceánicas tropicales que apenas proporcionan nutrientes.[cita requerida]

Los arrecifes de coral cubren menos del 0,1 % de la superficie de los océanos del mundo, sin embargo, sustentan a más de una cuarta parte de todas las especies marinas. Esta gran diversidad resulta en complejas cadenas alimentarias, en las que los grandes peces depredadores comen los pequeños peces forrajeros, que, a su vez, comen los aún más pequeños organismos del zooplancton, y así sucesivamente. Sin embargo, todas las redes alimentarias eventualmente dependen de plantas, que son los productores primarios. La productividad primaria de los arrecifes de coral es muy alta, produciendo por lo general una biomasa de 5–10 g·cm−2·día−1.39

Una razón para la inusual claridad de las aguas tropicales es que son deficientes en nutrientes y en plancton. Además, como el sol brilla todo el año en las zonas tropicales, la capa superficial del agua se calienta, haciéndola menos densa que las capas inferiores El agua más caliente está separada del agua más profunda y más fría, por una termoclina estable, donde la temperatura hace un cambio rápido. Esto mantiene las aguas cálidas en la superficie, flotando sobre las aguas frías más profundas, sin mezclarse. En la mayor parte del océano, hay poco intercambio entre estas capas. Los organismos que mueren en ambientes acuáticos generalmente se hunden hasta el fondo, donde se descomponen, lo que libera los nutrientes en forma de nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K). Estos nutrientes son necesarios para el crecimiento de las plantas, pero en los trópicos, no se devuelven directamente a la superficie.12

Las plantas forman la base de la cadena alimentaria y necesitan luz solar y nutrientes para crecer. En el océano, estas plantas se componen principalmente defitoplancton microscópico que deriva en la columna de agua. Necesitan la luz del sol para la fotosíntesis, que genera la fijación de carbono, y por consiguiente sólo se encuentran relativamente cerca de la superficie. Pero también necesitan nutrientes. El fitoplancton rápidamente utiliza los nutrientes disponibles en las aguas superficiales, y, en los trópicos, estos nutrientes no suelen ser reemplazados debido a la termoclina.12

En cambio, alrededor de los arrecifes de coral, las lagunas se rellenan con material erosionado del arrecife y de la isla. Se convierten en refugios para la vida marina, proporcionando protección contra las olas y las tormentas. Más importante aún, los arrecifes reciclan nutrientes, lo que sucede a una escala mucho menor en el océano abierto. En los arrecifes de coral y en las lagunas, los productores primarios incluyen fitoplancton, así como algas coralinas y algas marinas, incluso tipos especialmente pequeñas llamadas algas césped, que pasan nutrientes a los corales.40 El fitoplancton es comido por peces y crustáceos, que también pasan los nutrientes a lo largo de la cadena alimentaria. En general, el reciclaje garantiza que se necesita de menos nutrientes para sustentar la comunidad.

Los arrecifes coralinos sustentan muchas relaciones simbióticas. Las zooxantelas en particular, proporcionan energía al coral en la forma de glucosa, glicerol y aminoácidos.41Las zooxantelas pueden proporcionar hasta el 90 % de las necesidades energéticas de los corales.42 A cambio, como un ejemplo de mutualismo, los corales dan protección a las zooxantelas, que tienen un promedio de un millón por cada centímetro cúbico de coral, y proporcionan un suministro constante de dióxido de carbono, que las zooxantelas necesitan para la fotosíntesis.

El color de los corales depende de la combinación de tonos de marrón proporcionados por sus zooxantelas y las proteínas pigmentadas (rojos, azules, verdes, etc) producidas por los propios corales.

Los corales también absorben nutrientes, incluyendo nitrógeno inorgánico y fósforo, directamente del agua. Muchos corales extienden sus tentáculos por la noche para atrapar zooplancton que pasa cuando el agua está agitada. El zooplancton proporciona nitrógeno al pólipo, y este comparte una porción del nitrógeno con las zooxantelas, que también requieren de este elemento.40

Los diferentes pigmentos en distintas especies de zooxantelas les dan una apariencia general de color marrón o dorado, y transmiten sus colores a los corales marrones. Otros pigmentos como rojo, azul, verde, etc, provienen de las proteínas coloreadas producidos por los propios corales. El coral que pierde una gran parte de las zooxantelas, debido al aumento de la temperatura del agua, por ejemplo, se vuelve blanco (o, a veces muestra tonos de pastel en los corales que son ricamente pigmentados con sus propias proteínas de colores), y este hecho es referido como blanqueo, una condición que, si no es remediada, puede matar al coral.

Las esponjas, que habitan en las grietas de los arrecifes de coral, son otra clave para explicar la paradoja de Darwin. Son eficientes filtradores, y en el Mar Rojo por ejemplo, consumen alrededor del 60 % del fitoplancton que pasa a la deriva. Eventualmente, las esponjas excretan nutrientes en una forma que los corales pueden consumir.43

La mayoría de los pólipos de coral se alimentan durante la noche. Aquí, en la oscuridad, los pólipos extienden sus tentáculos para alimentarse de zooplancton.

La rugosidad de las superficies del coral es la clave para su supervivencia en aguas agitadas. Normalmente, una capa delimitante de agua quieta rodea un objeto sumergido y actúa como una barrera. Las olas que rompen contra los bordes extremadamente rugosos de los corales, interrumpen la capa delimitante, lo que permite a los corales acceder a los nutrientes que pasan. Por lo tanto, aguas turbulentas promueven el crecimiento y la ramificación del arrecife. Sin los beneficios nutricionales presentados por las superficies rugosas de los corales, incluso un reciclaje muy eficiente dejaría los corales con deficiencias nutricionales.44

Las cianobacterias proporcionan nitratos solubles al arrecife, por medio de la fijación de nitrógeno.45

A menudo, los arrecifes de coral de las plataformas continentales, dependen también de hábitats circundantes para sus nutrientes, tales como praderas marinas y manglares. Estos proveen materiales ricos en nitrógeno, como plantas y animales muertos, y sirven también para alimentar a los peces y otros animales del arrecife mediante el suministro de madera y vegetación. Los arrecifes, por su lado, protegen los manglares y pastos marinos de las olas, y producen sedimento en el que los manglares y pastos marinos puede arraigar.24

Biodiversidad[editar]

Esponjas de tubo del géneroCallyspongia atrayendo apogónidos,peces de cristal asiáticos y lábridos.

Diversos organismos pueden cubrir cada centímetro cuadrado de un arrecife de coral.

Los arrecifes de coral forman uno de los ecosistemas más productivos del mundo, proporcionando hábitats marinos complejos y variados, que sustentan una amplia gama de otros organismos.46 Arrecifes bordeantes justo debajo del nivel de bajamar también tienen una relación mutuamente beneficiosa con manglares a nivel de la marea alta, y laspraderas marinas entremedio: los arrecifes protegen los manglares y praderas marinas de olas y fuertes corrientes, que podrían dañarlos o erosionar los sedimentos en los que están arraigadas, en tanto que los manglares y pastos marinos protegen al coral de una afluencia desmesurada de sedimentos , agua dulce y contaminantes. Este nivel adicional de variedad en el medio ambiente es beneficioso para muchos tipos de animales de los arrecifes, que pueden alimentarse en las praderas del mar y utilizar los arrecifes para protección y procreación.47

Los arrecifes coralinos son el hogar de una gran variedad de organismos, incluyendo peces, aves, esponjas, cnidarios (que incluye los corales y medusas), gusanos,crustáceos (incluyendo camarón, palemónidos, langostas y cangrejos), moluscos (incluyendo cefalópodos), equinodermos (incluyendo estrella de mar, erizos y pepinos de mar), ascidias, tortugas marinas y serpiente de mar. Sin contar el ser humano, los mamíferos son raros en los arrecifes de coral, siendo la principal excepción las visitas decetáceos como los delfínes. Algunas especies se alimentan directamente de los corales, mientras que otros se alimentan de las algas del arrecife.2 40 La biomasa del arrecife está positivamente relacionada con la diversidad de especies.48

Regularmente, los mismos escondites en un arrecife pueden ser habitados por diferentes especies en diferentes momentos del día. Depredadores nocturnos, tales comoapogónidos y candiles se esconden durante el día, mientras que damiselas, acantúridos, ballestas, lábridos y peces loro se esconden de anguiliformes y tiburones por la noche.18 :49

Corales[editar]

Existen varios tipos de corales: los corales blandos o corales ahermatípicos y los corales duros, mejor conocidos como pétreos o corales hermatípicos. En los arrecifes del Indo-Pacífico se han identificado hasta 700 especies, mientras que en el Atlántico hay alrededor de 146 especies y en el Caribe se han descrito 60 especies de corales pétreos.[cita requerida] En la subclase Zoantharia o Hexacorallia, y en el orden Scleractinia, se encuentran los arquitectos del suelo marino, formadores de los arrecifes, los corales hermatípicos. Asociados a estos, se encuentran corales blandos (orden Alcyonaria) o córneos (subclase Octocorallia) y el coral de fuego, Millepora alcicornis, de la clase Hydrozoa.[cita requerida]

Algas[editar]

Los arrecifes corren un riesgo constante de sobrepoblación de algas. La sobrepesca y la afluencia excesiva de nutrientes provenientes de la costa y del interior, pueden causar una sobrepoblación de algas que puede resultar en la muerte de los corales.49 50 Estudios realizados en torno a islas del Pacífico de los Estados Unidos -en gran parte deshabitadas- comprobaron que las algas viven en un gran porcentaje de las localidades de coral investigadas.51 La población de algas se compone de clorófitos, algas coralinas y macroalgas.

Invertebrados[editar]

Los erizos de mar o los nudibranquios se alimentan de algas. Algunas especies de erizos de mar en particular, tales como Diadema antillarum, pueden desempeñar un papel fundamental en la prevención de la sobrepoblación de algas en los arrecifes de coral.52

Un número de invertebrados ocupan el substrato esquelético del coral, ya sea perforando en los esqueletos (a través del proceso de bioerosión) o habitando en grietas pre-existentes. Los animales que perforan la roca incluyen esponjas, bivalvos, moluscos y Sipuncula. Entre los animales que se instalan en el propio arrecife se incluye muchas especies, especialmente los crustáceos y gusanos poliquetos.27

Peces[editar]

Más de 4000 especies de peces habitan en los arrecifes de coral.2 Cuando están sanos, los arrecifes de coral pueden producir hasta 35 toneladas de peces por kilómetro cuadrado cada año; en cambio los arrecifes dañados producen mucho menos.53

Especies arrecifales incluyen:

  • Peces que influyen al coral y que se alimentan de pequeños animales que viven cerca del coral, algas, o del propio coral. Los peces que se alimentan de pequeños animales incluyen a Labridae (peces limpiadores) que se alimentan en particular de organismos que habitan los peces más grandes, peces bala[cita requerida] y Balistidae (ballestas) que se alimentan de erizo de mar, mientras que los peces que se alimentan de algas son, por ejemplo, de la familia Pomacentridae (damiselas) entre otros. Serranidae (meros) cultivan las algas por la eliminación de criaturas que se alimentan de ella (como erizos de mar), y eliminan las algas marinas no comestibles. Peces que se alimentan del propio coral pertenecen a las familias Scaridae (peces loro) y Chaetodontidae (peces mariposa), por ejemplo.54 55
  • Peces que cruzan los límites de los arrecifes de coral y de las praderas marinas cercanas, incluyen depredadores, como Trachinotus, Serranidae, Caranx, ciertos tipos de tiburón, barracudas y Lutjanidae(pargos). Peces que se alimentan de plantas o de plancton también pueblan los arrecifes. Los que se alimentan de pastos marinos incluyen Caranx, Lutjanidae, Pagellus y Conodon. Los peces que se alimentan de plancton incluyen Caesio, Batoidea (mantarayas), Chromis y peces nocturnos como Holocentridae, Apogonidae y Myctophidae (pez linterna).56

Los peces que viven en los arrecifes de coral pueden ser tan coloridos como los propios corales. Algunos ejemplos son los peces loro, la familia Pomacanthidae (pez ángel), damisela, Clinidae o los peces mariposa (Chaetodontidae). Por la noche, algunos cambian a un color menos intenso.[cita requerida]

Aves marinas[editar]

Los arrecifes de coral forman un hábitat importante para especies de aves marinas, algunas de ellas en peligro de extinción. Por ejemplo, el atolón de Midway en Hawái sustenta casi tres millones de aves marinas, entre ellas dos tercios (1,5 millones) de la población mundial del albatros de Laysan (Phoebastria immutabilis), y un tercio de la población mundial del albatros de patas negras (Phoebastria nigripes).57 Un total de 17 especies de aves marinas viven en Midway y cada especie tiene sitios específicos para anidar en el atolón. El albatros de cola corta (Phoebastria albatrus) es la especie más rara, con menos de 2.200 aves supervivientes, tras haber sido cazada de manera excesiva por sus plumas a finales del siglo XIX.58

Otros[editar]

Serpientes de mar se alimentan exclusivamente de peces y sus huevos. Aves tropicales, como garzas, alcatraces y pelícanos, también se alimentan de peces arrecifales. Algunos reptiles terrestres visitan los arrecifes de vez en cuando, tales como lagartos varánidos, cocodrilos marinos y serpientes semiacuáticas, como Laticauda colubrina.

https://es.wikipedia.org/wiki/Arrecife_de_coral

A %d blogueros les gusta esto: